Aun no tienes un BlogExtremo? Haz click ACA para crear uno!

La lógica de la vida

El reloj perdido en el parque

{ 08:44, 16-nov-2007 } { 5 comentarios } { Link }

 

 

 

 

“La extraordinaria complejidad de los seres vivos es uno de tantos problemas que la evolución no ha podido responder”

 

           

            Una maravillosa tarde de otoño, que mis ojos tropicales sabían apreciar, me dirigía, acompañado de mi preciosa esposa Virginia, al Central Park, procedente del Museo de Historia Natural de la ciudad de New York. Emocionados por todas las maravillas que habíamos observado, nos enfrascamos en una apasionada discusión. No se trataba de las eternas   disputas de recién casados, era otra la situación, era algo más profundo y trascendental.

            Me llamó mucho la atención la forma como ella había reaccionado al observar la exposición donde se mostraba un diorama del hombre de las cavernas, afirmando que esas figuras no representaban la realidad. Aseguraba que los seres humanos jamás habían tenido esa forma simiesca, de semblante   bruto y animal, aseverando que los hombres habían sido siempre tan inteligentes como nosotros, hoy en día. Mi reacción fue de consternación y enojo, debido a que estaba consciente de su capacidad de raciocinio, pero no reflexioné en ese momento sobre su formación cristiana, y no pude comprender su actitud de rechazo. Estando así, en un estado de ánimo que a cada instante iba creciendo en intensidad, nos interrumpió un extraño anciano, ataviado con el típico gabán neoyorquino, con sombrero y de aspecto descuidado. A primeras de cambio, nos asustamos; debido a que habíamos escuchado muchas historias sobre la peligrosidad de la ciudad y las advertencias de los empleados del hotel, sin embargo; los acontecimientos subsiguientes resultaron ser una experiencia intelectual inolvidable.

            “La joven tiene mejor percepción” – dijo dirigiéndose a mi. La manera amable de hablarnos, nos brindó la confianza necesaria como para seguir prestándole atención. ¿Han escuchado ustedes la historia del reloj perdido? –pues no; le contestamos al unísono. -“Hace ya más de 200 años, hombres notables se encontraban discutiendo sobre el mismo tema que ustedes, pero no sobre el origen del hombre, propiamente, si no más bien sobre el origen de la principal característica de los seres vivientes; el altísimo nivel de complejidad que los conforma como organismos. Uno de ellos, llamado William Paley, escribió un libro llamado “Teología Natural”, publicado en 1802, donde decía: “Imaginaos que al cruzar un matorral uno se encuentra en el suelo un reloj que funciona bien. Su diseño y su funcionamiento sólo se pueden explicar recurriendo a un experto relojero. Del mismo modo, argumentaba Paley, el complicado diseño de los organismos vivos, -como esa pequeña hormiga que pueden ustedes ver allí-, y de los organismos en general, incluyendo al ser humano, nos fuerza a reconocer que ellos también han tenido un diseñador por ser igual de complejos. Este sólido argumento,  se mantuvo irrefutable, hasta la llegada de la publicación del “Origen de las Especies” de Charles Darwin, con su tesis de la “Selección Natural”, con la cual aseguraba; que el convincente argumento de Paley había sido “demolido” por ser su tesis, la verdadera responsable de la “aparición del diseño” que se evidencia en cualquier criatura viviente”. Particularmente, quedé verdaderamente impresionado, mientras que Virginia tenía una sonrisa que no le cabía en su rostro, y así nos despedimos de este amable filósofo del parque.

            Hoy en día, se ha avanzado muchísimo en el campo de la ciencia biológica, especialmente en lo referente a la Biología Molecular y en la Genética, específicamente en el desarrollo del Genoma, el cuál es como un “plano” de todo el material genético contenido en las células de un organismo en particular. Ambas fuentes de investigación, han producido una altísima cantidad de nueva información sobre la verdadera naturaleza de la materia viviente, y una de las realidades, con las cuales están lidiando los científicos, es que la “complejidad” que se observa a nivel molecular, es tan alta, que se evidencia la imposibilidad que la aleatoriedad de la Selección Natural, es decir;  que bajo el mismo conjunto de condiciones iniciales, se pueden presentar resultados diferentes, sea la verdadera explicación de la precisión y eficacia de como interactúan las diferentes partes que conforman a una simple molécula de ADN. Esta misma exactitud que hace que los seres vivos sean como son, está logrando; que muchos científicos se planteen la necesidad de realizar una seria revisión de todo lo que se ha dicho hasta ahora en materia de evolución que ha contaminado seriamente a la Biología. En los actuales momentos, la “Teoría de la Evolución”; permanece estancada en el marco de la ciencia hipotética, es decir; “pura opinión de especialistas”, ya que hasta los momentos actuales, no existen experimentos que nos permitan aseverar con certeza que los seres vivientes provienen los unos de los otros.

El día, no muy lejano espero, que los resultados de esa revisión necesaria, crítica y reflexiva; se publiquen, la sonrisa de Virginia abarcará todo el cielo. [email protected]

 

                                                       Miguel A. Schmucke P.



El Hombre de Vitruvio

{ 10:08, 24-sep-2007 } { 7 comentarios } { Link }

 

 

 

Las asombrosas proporciones del cuerpo humano no pueden ser producto de un aleatorio capricho de la naturaleza, ya que la  matemática solo puede ser concebida por los seres pensantes

 

            Seguramente casi todo el mundo ha visto alguna vez el dibujo de Leonardo Da Vinci, en el cual aparece la figura humana encerrada dentro de un círculo y de un cuadrado, con dos pares de brazos alzados y dos pares de piernas abiertas, dibujo que actualmente se toma como símbolo de la corriente del pensamiento que centra su interés en todo lo concerniente al ser humano, es decir, el “Humanismo”.

            A mediados del año de 1492, quizás en el mismo momento en el que Cristóbal Colón navegaba  esperanzado hacia el “Mar Tenebroso”, un amigo de Leonardo le solicitó una ilustración para la portada de un libro que pensaba publicar titulado “De divina proportione”, basado a su vez en un antiguo tratado de arquitectura escrito por Marcus Vitruvio Pollio, arquitecto romano del siglo I a. C., titulado “De architectura”. El dibujo a pluma y tinta es la representación gráfica de la descripción que hace Vitruvio sobre las medidas del cuerpo humano, la cual dice así:

            …si separas las piernas lo suficiente como para que tu altura disminuya 1/14 y estiras y subes los hombros hasta que los dedos corazón estén al nivel del borde superior de tu cabeza, has de saber que el centro geométrico de tus extremidades separadas estará situado en tu ombligo y que el espacio entre las piernas será un triangulo equilátero. La longitud de los brazos extendidos de un hombre es igual a su altura. Desde el nacimiento del pelo hasta la punta de la barbilla es la décima parte de la altura de un hombre…y también el ombligo es el punto central natural del cuerpo humano, ya que si un hombre se hecha sobre la espalda, con las manos y los pies extendidos, y coloca la punta de un compás en su ombligo, los dedos de la mano y de los pies tocaran la circunferencia del circulo que así trazamos. Y de la misma forma que el cuerpo humano nos da un circulo que lo rodea, también podemos hallar un cuadrado donde igual está encerrado el cuerpo humano. Porque si medimos la distancia desde la planta de los pies hasta la punta de la cabeza y luego aplicamos esa misma medición a los brazos extendido, encontraremos que la anchura es igual  a la longitud, como es el caso de superficies planas que son perfectamente cuadradas”.

            El cuerpo humano es el único organismo que posee estas proporciones, este hecho hacia pensar a los filósofos del Renacimiento que el hombre era “El Centro del Universo”. Ahora bien, la idea de que; el Ser Humano sea extraordinario, ha sido el fundamento del avance del pensamiento, del inicio de la Modernidad, del desarrollo actual de la Ciencia y de la Civilización Occidental; pero a mediados del siglo XIX e inicios del siglo XX, sucedió un viraje hacia el error, error muy lamentable, con el cual se pretendió defenestrar de su merecido pedestal al ser humano. Fue el día que; el “Evolucionismo” afirmo que;…”El hombre era simplemente un animal como cualquier otro, pensante sí, pero animal al fin y al cabo”. Se afirma que; a partir de ese día la humanidad sufrió un duro golpe en su ego, al hecharse por tierra la idea del origen divino del hombre, y en general del origen divino del Universo por causa de un “Dios Creador”, pero es evidente que las proporciones matemáticas del “Hombre de Vitruvio” atestiguan lo contrario. La existencia de Dios es más probable que la no-existencia. “El Ser es y el No-ser, no es”, decía Parménides. (Es la afirmación más trascendente de toda la historia del pensamiento filosófico). Dicho de otra manera;

“Dios existe debido a que su No-existencia es imposible”

 La “Mente pensante” se hace evidente por sus obras ¿Entonces? ¿Cuál es la interpretación correcta del mensaje que se desprende de las características de la naturaleza? La matemática es una simple abstracción de la realidad natural. La Ciencia se manifiesta mediante leyes universales muy bien definidas y establecidas sistemáticamente, producto de la investigación experimental, lo cual ha producido las evidencias objetivas que demuestran  que se trata de algo “real”, (La Ciencia definitiva no es la teorización-hipotética, esta es simplemente el “camino” para llegar a ser Ciencia verdadera). Los seres vivientes, por su parte, se caracterizan por ser macro y microscópicamente muy complejos, asunto fundamental de la “Naturaleza” que la tesis evolucionista no ha podido explicar satisfactoriamente. Negar la afirmación anterior es prácticamente un absurdo. [email protected]  

       

                                 Miguel A. Schmucke P.    



El colegio invisible

{ 01:00, 2-ago-2007 } { 15 comentarios } { Link }

Ciencia y Razón                                                                            

 

“En palabras de nadie”

 

                ¿Es posible imaginarse  a una asociación formada por filósofos y pensadores, especialistas en los más diversos campos del saber,  los cuales han estado reuniéndose todas las semanas sin interrupción desde el año de 1645 en Londres, hasta el día de hoy? Asombroso ¿Verdad? Más de 362 años de dedicación a la “Nueva Filosofía”. Se trata de la augusta; “The Royal Society”, la “Sociedad Real para el Avance de la Ciencia Natural”. Ahora bien, ¿En que consistía esta  “Nueva Filosofía?

            Antes de la época de Galileo Galilei (1565-1642) la idea de “Unir la teoría a la práctica”, era muy rara pero fue la genial intuición de este sabio italiano, heredero del Renacimiento, lo que inició lo que hoy conocemos como “Ciencia”.  “El Principio de Galileo”, hoy en día se denomina como la “Primera Ley de Newton”, además es de todos conocido; como fue que demostró que La Tierra giraba alrededor del Sol y no al

revés (como se creía desde la antigüedad) utilizando al telescopio como un instrumento científico de precisión. También tuvo una gran influencia el pensamiento de Francis Bacon (1561-1626) cuya filosofía se fundamentaba en el criterio de que la  verdad no se deriva de la autoridad y que el conocimiento es fruto ante todo de la experiencia, iniciándose así lo que hoy se conoce como “El Método Científico”. Sin duda que fueron estos  acontecimientos, los que determinarían la disposición de aquellos buenos hombres ingleses de fundar, lo que uno de ellos, Robert Boyle (1627-1691) llamaba “El Colegio Invisible”, pero ¿Que era lo que realmente sucedía en el recinto de dicha Sociedad? ¿Cuáles eran sus propósitos? ¿Qué hacían en sus reuniones?

            El lema de “The Royal Society” era y sigue siendo “Nullius in Verba”, que en castellano quiere decir; “En palabras de Nadie”, e implicaba que los miembros de la sociedad no podían hacer referencia a sus opiniones y mucho menos imponerlas como “Criterio de autoridad”, debido a que lo único que se debía tomar en cuenta era, la Física Experimental, la Lógica y las Matemáticas, y por lo tanto no se debía hablar de Dios ni del Rey (En nuestros tiempos diríamos ni de religión ni de política) y tampoco de la actualidad, es decir; que impusieron la norma clave de la ciencia, “Experimentar para que sean las evidencias las que hablen”.

            A propósito de dejar que sean las evidencias las que testifiquen la verdad, existe  una polémica “científica”, que está a punto de cumplir 150 años, y que en realidad se ha convertido en un verdadero obstáculo para el avance de la ciencia en el campo de la Biología, me refiero a la polémica suscitada entre los llamados “Evolucionistas” y los “Creacionistas”. Lo mejor que se puede decir el día de hoy al respecto, es lo que expreso uno de los participantes al curso de verano organizado por “La Fundación del Valle de San Francisco”, “La Fundación Cultural Miguel Otero Silva” y “La Editorial El Nacional”, el pasado mes de julio, denominado “Los Avatares de la Evolución”, el compañero dijo: “Ambas posiciones son dogmáticas” y fue la única opinión con la cual estuve de acuerdo.

            Sostengo el criterio que tal polémica debe llegar a su fin en nuestro tiempo. Nada relacionado con Dios debe participar en una discusión donde se pretenda hacer ciencia o hablar de ciencia, por lo tanto; la posición “Creacionista” no debe tomarse en cuenta si se desea llegar a la verdad científica o “Filosofía Científica”, pero los evolucionistas, si que están obligados a demostrar de una vez por todas, si la evolución merece entrar al recinto de la “Ciencia Experimental”, por que la verdad es, que hasta el momento no ha podido hacerlo. ¿Existe la evolución experimental? ¿Se ha realizado en los últimos 148 años un experimento que evidencie que los organismos se transforman? ¿Ha sido hecha tal demostración en el seno de “The Royal Society? Y si así fue ¿Cual es ese experimento? ¿Quién fue el que realizo tal demostración? ¿Cuándo se realizo? ¿Le ha dado el Colegio Invisible el diploma de “Ciencia experimental demostrada” a la “Teoría de la Evolución”? Y si no ha sido así, ¿Por qué?

            Los evolucionistas siempre han presentido que de alguna manera han dejado de cumplir con el principio de la ciencia experimental y se defienden diciendo cosas tan insólitas como la de que la biología, por tratarse de los seres vivos y de algo demasiado complejo, las leyes de la física no aplican en este campo, pero en realidad se equivocan, debido a que los seres vivos existen como objetos físicos y además ocupan un lugar en el espacio, y eso los obliga a entrar por el aro de las leyes de la física, y por lo tanto sometidas a sus estatutos experimentales como todo lo demás que forma parte del Mundo. La Biología como Ciencia está obligada a confirmar cualquier teoría con la experimentación física, es decir; deben realizarse experimentos para poder hacer las deducciones correspondientes, lo contrario a esto es simplemente “Opinión” o “Doxa”, como decían los griegos.

            La polémica entre “Creacionistas y Evolucionistas”, no es la polémica que es necesario abordar. Los contemporáneos debemos reconocer la verdadera dialéctica e identificar la tesis y la antitesis correctas, enfrentar a la “Teoría de la evolución” con la exigencia de la experimentación científica, para así aumentar las posibilidades de esclarecer un poco el “agua turbia” que ha impedido ver con claridad la realidad biológica desde que Charles Darwin publicó su libro “El Origen de las Especies”. Es muy posible que muy pronto la humanidad llegue a una síntesis esclarecedora y concluyente. Debemos convertir cualquier “Cátedra Libre” en un “Colegio Invisible”,  aplicando solamente el lema de: “En palabras de nadie”, impidiendo así que se imponga el llamado “Criterio de Autoridad”, determinándose de esta manera, la incoherencia del anuncio de declarar “Día del Científico”, al día del nacimiento de Darwin, por motivo de los 200 años de su nacimiento, evento que se piensa celebrar en el año 2009. Más mérito para ese honor lo tiene el británico William Brouncker (1662-1677), por haber sido uno de los promotores y primer presidente de “The Royal Society”, sin mencionar a otros verdaderos “Científicos Experimentales”.

            Cuando los datos son correctos, la ciencia puede realizar predicciones, por lo tanto, y debido a lo antes expuesto, no resulta ser un atrevimiento predecir que para el año 2010, cuando el actual presidente de la “Sociedad Real”  el Señor Martín Rees (2005-2010) le toque dar su discurso de despedida, exista una alta posibilidad que por hacerse evidente ante los ojos asombrados del mundo, que no existe evidencia experimental alguna que apoye a la teoría que afirma que; “Los organismos se transforman (cambian de forma) con el tiempo”, termine poniéndole al “Ataúd de la Evolución” el “Último clavo”, para terminar así su gestión con “Broche de Oro”.

De esta manera le hará un gran servicio a la humanidad, ya que a partir de ese momento se comprenderá que la respuesta al fenómeno de la inmensa variedad de especies viene dada únicamente por la Bioquímica de los Genes y por nada más. En otras palabras; “Todo dentro de la Genética y nada fuera de ella”,  todo parece indicar que este es el camino correcto.

           

“El día en que los ojos acuciosos de los científicos posen su mirada en los organismos vivientes, sin el estorbo de la visión equívoca de la idea transformista, ese día se asombrarán aún más y el género humano avanzara más de prisa, haciendo que los próximos mil años se vivan en un instante”

 

                                                                                                                              [email protected]

 

                                      Miguel A. Schmucke P.

 

Barquisimeto 1° de Agosto de 2007



No todos los cuervos son negros

{ 05:40, 10-jul-2007 } { 2 comentarios } { Link }

  

  

“A veces no todo  lo que afirman los científicos,  es Ciencia verdadera”.

 

 

El pensador Karl Popper desarrolló en el siglo XX la llamada “Filosofía de la Ciencia”, y uno de sus postulados es el método de la “falsación”.

Observar y percibir intuitivamente que los cuervos son negros no es suficiente para asegurar que “todos los cuervos son negros”, aún observando 10.000 cuervos negros, todavía puede suceder que aparezca un cuervo que no sea negro, negando la hipótesis. En otras palabras, toda teoría es siempre provisional, en el sentido de que no es más que una hipótesis. A pesar que muchos de los experimentos pueden concordar con la teoría, nunca se puede estar seguro que la próxima vez el resultado de un nuevo experimento pueda contradecirla. Ahora bien, se puede y se debe rechazar una teoría si se llega a comprobar, aunque sea una sola vez, que una observación o experimento que contradiga las predicciones de la teoría que pretenda ser ciencia.

Las buenas teorías se caracterizan por predecir un gran número de resultados que en principio pueden ser refutados o invalidados por la observación o con la experimentación, así, cada vez que se comprueba que un nuevo experimento está de acuerdo con las predicciones, la teoría sobrevive y la confianza en ella aumenta, pero si por el contrario se realiza una nueva observación que contradiga la teoría, ésta deberá ser abandonada, rechazada o por lo menos modificada.

Popper sentía cierta aversión por las teorías de Marx y de Freud, pero la teoría de la relatividad de Einstein tenía algo que la hacía más creíble, y era porque su autor indicó las circunstancias bajo las cuales su teoría probaría ser falsa, y concluyó que esa debería ser la verdadera actitud científica, en total contraste con las actitudes dogmáticas de Marx y de Freud, que constantemente buscaban verificaciones de sus propias teorías. La actitud crítica es la verdadera actitud científica, debido a que ésta no apunta a la verificación, sino que busca realizar revisiones críticas que puedan rebatir la teoría, pero jamás pruebas para demostrar su veracidad.

El intelecto humano tiene la posibilidad de acercarse a la verdad mediante la realización de un examen crítico de las teorías, es decir, exponiéndolas a la falsación. La actitud crítica compromete al investigador a luchar contra la tendencia al error. La crítica también compromete al científico al uso de un lenguaje sencillo, falto de toda pretensión que dificulte la comprensión del tema a los profanos, lo cual es contrario a la verdadera naturaleza de la ciencia, es decir, la búsqueda de la verdad; el objetivo de la falsación es evitar el dogmatismo científico y promover la sinceridad intelectual.

El conocimiento científico no avanza confirmando nuevas leyes, sino descartando leyes que contradicen la experiencia. La labor del científico consiste principalmente en criticar. Según Popper, sólo debe admitirse como proposiciones científicas aquellas para las que sea conceptualmente posible un experimento o una observación que las contradiga. Así, dentro de la ciencia quedan por ejemplo la teoría de la relatividad, la ley de la gravedad, las leyes de la herencia y la mecánica cuántica, y fuera de ella el marxismo, el psicoanálisis y el evolucionismo. Karl Popper se interesó mucho en escudriñar todas estas teorías que causaban gran interés en los círculos científicos e intelectuales de su tiempo y mantuvo muchos combates intelectuales cuerpo a cuerpo con los defensores de las teorías científicas que han dominado, y dominan todavía, el pensamiento científico del siglo XX.

Criticó al psicoanálisis en sus obras sobre la filosofía de la ciencia, por estar basado en hipótesis no falseables y por replantear sus defensores la evidencia cuando ésta no confirmaba las hipótesis. Hoy las ciencias modernas consideran el estatus científico del psicoanálisis cuestionable y también es considerado una seudociencia por la psicología cognitiva, la biología molecular, la neurobiología y la psiquiatría actual. La critican por basarse en teorías obsoletas y teorías que nunca tuvieron apoyo empírico.

Con respecto al materialismo histórico, Marx concibió el socialismo como la etapa que sobrevendría luego de la caída del modo de producción capitalista, pero es evidente que en los países en los cuales se intentó aplicar la teoría marxista, la calidad de vida de la población se vino al suelo y la mayoría de estos países, comenzando por la Unión Soviética, tuvieron que dar marcha atrás, o mejor dicho, un salto cuántico hacia adelante, y restablecer de nuevo las reglas del mercado para poder restablecerse económicamente, demostrándose en la práctica la falsedad del socialismo.

La teoría de la evolución también fue motivo de interés para este pensador vienés, nacionalizado británico, pero explicablemente, Popper se mostró una actitud ambigua y contradictoria con sus propios principios al no definir concluyentemente las características no falseables que presenta la teoría de Darwin, asunto que se pretende atender a continuación.

Si es posible falsear una inducción observable como lo es; el evidente color negro de la mayoría de los cuervos que se pueden observar en la naturaleza, una teoría que afirma que los seres orgánicos, tanto vegetales como animales, se transforman con el tiempo, ya adolece de ser un conocimiento que NO parte del método inductivo, es decir, no se puede observar y tampoco se puede experimentar, mucho menos se pueden hacer predicciones, por lo tanto si no es falseable, no debe considerarse ciencia, sin embargo la realidad es que la evolución sigue siendo considerada el “fundamento” de la biología moderna.

Otro aspecto que es necesario considerar es el principio que dice que: “Una teoría cuasi-tautológica tiene un poder explicativo prácticamente nulo”. Popper llamó la atención sobre el carácter tautológico que tiene la siguiente expresión, que es considerada el corolario de la base del argumento evolucionista de la transformación orgánica por la acción de la “selección natural”, la cual es “la sobrevivencia del más apto”. Veamos a continuación lo que dijo nuestro “filósofo de la ciencia”:

“No parece haber mucha diferencia —si es que la hay— entre decir ‘los que sobreviven son los más aptos’ y la tautología ‘los que sobreviven son los que sobreviven’. Esto es así porque me temo que no hay más criterio de aptitud que la supervivencia efectiva, de manera que del hecho de que haya sobrevivido un organismo concluimos que era el más apto o el más adaptado a las condiciones vitales”.

La conclusión de Popper es que la teoría de la selección natural no es una ley estrictamente universal, es decir, no es una ley estrictamente verdadera. En realidad, habría que afirmar, según su teoría de la ciencia, y Popper llega a hacerlo, que esta formulación radical de la teoría de la selección natural convierte al neodarwinismo en una teoría científica que ha sido refutada. Una teoría científica refutada tendría que ser eliminada y habría que buscar otra que la sustituyera.

Esta conclusión debe llamar la atención a todas aquellas personas responsables de la enseñanza de la biología en las universidades, especialmente en aquellas que forman a los profesores que luego van a transmitirles el conocimiento a los jóvenes adolescentes en las escuelas secundarias. También es una buena razón para hacerle llegar una carta a todos los especialistas, científicos y responsables de producir y transmitir los documentales que transmiten las televisoras, donde se les pida que revisen sus argumentos, especialmente aquellos donde aseguran que la evolución es la responsable de las magníficas características que exhiben los seres vivos.



La Mariposa Disecada

{ 08:55, 26-may-2007 } { 3 comentarios } { Link }

 

“La existencia de Dios puede ser negada científicamente, pero lógicamente no”

 

            Cierta vez me encontraba muy orgulloso rodeado de una pléyade de personalidades con motivo de participar en una conferencia de filosofía, que se llevaba a cabo en mi Alma Mater. Al finalizar la intervención del orador principal, me dispuse a realizar un intercambio intelectual, directo, “face to face” con algunos de los profesores que permanecían en el recinto, debido a que afuera estaba cayendo un fuerte aguacero. Aprovechando la ocasión me dispuse a hacer una pregunta, para mí esencial pero, justo cuando esperaba la respuesta, ¡zás! se fue la luz y quedamos todos sumergidos en una total oscuridad. Fue un largo apagón, pero la respuesta que recibí de una voz que provenía de la oscuridad fue muy breve, demasiado breve, diría yo. La pregunta fue ¿Acaso no se ocupa la filosofía de investigar la existencia de Dios? La respuesta fue un rotundo, seco y castrante ¡No!

            Es en este tipo de ocasiones, en las que me ha tocado interactuar con personas que poseen un alto nivel de conocimientos y de formación intelectual, me viene a la memoria la razón por la cual, el filósofo y matemático; “Renato Descartes”, decidió desarrollar su propio método para encontrar  el verdadero conocimiento, o por lo menos conocimiento “confiable”. Resulta que; a pesar de ser  él; lo que se consideraba un “Docto” para su época,  pensaba que todo el saber que las universidades le habían proporcionado durante sus estudios, no le servían de nada, que estos estaban plagados de errores y por lo tanto el dudaba de todo lo que le habían enseñado sus profesores. Por esta razón se dispuso entonces a comenzar de nuevo, construyendo un sistema de conocimientos evidentes y verdaderos a partir de una primera intuición indubitable, y esta era que; …”él existía debido a que estaba pensando”. Siguiendo el ejemplo de mi admirado mentor, me dispuse a dudar de la lacónica respuesta que me lanzó el académico compañero, desde la profundidad de las sombras.

Me armé de valor y me dispuse a contradecir a esa voz que provenía de la oscuridad repreguntando ¿Qué estudia entonces la filosofía? ¿No  han salido casi todas las ciencias del seno de la filosofía? ¿No es acaso “La Ontología” una de las aún queda? ¿No estudia esta ciencia la naturaleza del Ser?¿Y la Metafísica, no es acaso el estudio de lo que está más allá de lo físico, es decir el “Mundo espiritual”?   -“Lo que sucede es que ahora…- me interrumpió la misma voz  - …no buscamos saber si Dios existe o no”.

            Realmente me pareció totalmente insatisfactorio que los responsables de propagar el conocimiento, nieguen olímpicamente la posibilidad de la existencia de Dios. Científicamente se admite esa actitud, pero es inaceptable dentro del estudio de la filosofía. Lo cierto es; que la idea de Dios quedó establecida y “fijada” por Parménides en la conciencia humana desde hace más de 2.500 años, al igual que  …”Una mariposa atravesada por un alfiler”  con su famosa frase “El Ser es y el no-Ser no es”, es decir:

 

        “Dios existe” por que la  “no-existencia” es imposible.

 

           La idea de la no existencia de Dios es la verdadera razón para defender, sin tener evidencia científica, a la "Teoría de la evolución", ya que esta le confiere un supuesto basamento científico al materialismo, fundamento filosófico del comunismo mundial, esta es la razón por la cual el pensamiento marxista montó  Darwin en su autobus de la historia sin cobrarle el pasaje.

 

Miguel A. Schmucke P.

 



Las peras y el Olmo

{ 08:57, 19-feb-2007 } { 6 comentarios } { Link }

Ciencia y razón

 

 

“Todo puede y debe someterse a la crítica”

                                                   Karl Popper

 

            Navegando por el inmenso espacio del Internet  llegué sin querer a un sitio verdaderamente hostil, como se trataba de una página donde existen foros de ciencia, me pareció que la experiencia seria edificante para el sano intercambio de ideas, y pensé que así aprendería y compartiría con mentes “pensantes”, pero resultó que; el modo como se expresaron los antagonistas que participaron, dejó mucho que desear. El reiterativo argumento de que la evolución está suficientemente comprobada, los mueve a declarar que, es una  necedad negar o criticar dicha teoría, incluso se alteran y peor aún, ofenden verbalmente al que se le ocurra cuestionarlos por el “paradero” de las mencionas “pruebas de la evolución”. (Gracias a Internet que solo puede ser de esa manera).

            El caso es; que un catedrático de la Universidad de Zaragoza, leyó un artículo titulado “La evolución es una cosa irreal”, publicado por mi persona en; letralia.com, el cual le produjo un “malestar intelectual”, evidenciado en una carta que este le envió a mi editor. En respuesta le dediqué otro artículo titulado “No todos los cuervos son negros”, parafraseando al reconocido filósofo de la ciencia, el austriaco  Karl Popper. Me enfrentaba pues, en el campo de las ideas, a un furibundo “evolucionista”, que como  todos los que profesan esa ideología, les parece un “horror” que alguien se atreva a poner en duda a la “Teoría de la Evolución”, pero como veremos más adelante, no existe ningún principio filosófico, ni científico que avale al llamado “transformismo”, como un hecho perteneciente a la realidad científica. El “Darwinismo” solo tiene de científico la etiqueta, si; la “Teoría de la evolución” se asemeja más a un “paquete” que tiene una etiqueta que indica que contiene “ciencia pura”, pero la realidad es; que dicho paquete está  totalmente vacío.

            Karl Popper expuso su visión sobre la “Filosofía de la Ciencia”, abordando el problema de “la veracidad del conocimiento científico”, utilizando la forma más objetiva posible para poder distinguir las proposiciones científicas de aquellas que no lo son, esta solución práctica, al dilema planteado, la expreso Popper diciendo; “El conocimiento científico no avanza confirmando nuevas leyes, sino descartando leyes que contradicen la experiencia, a este descarte, Popper lo llama falsación, en otras palabras: “Sólo se admitirán como proposiciones científicas aquellas para las que sea conceptualmente posible un experimento o una observación que las contradiga. Así, dentro de la ciencia quedan por ejemplo la “Teoría de la Relatividad” y la “Teoría Cuántica” y fuera de ella  la “Evolución” ¿Por qué?

            Porque una teoría científica debe ofrecer la oportunidad al investigador de intentar falsearla, es decir, que se pueda tener la oportunidad de “observar” un evento que la contradiga al realizarse un experimento, pero resulta que con respecto a la “Teoría de la Evolución”, como supuesto fenómeno, no se ha podido observar ningún hecho que la confirme y mucho menos que la contradiga ¿Ha  visto alguno de ustedes, estimados lectores, alguna vez a una pera colgando de las ramas de un olmo? ¿O a una camada de perros pekineses con un cachorro con una forma extraña? La verdad es; que la transformación de una especie en otra, como lo afirma la teoría de la evolución, no es falseable ni siquiera a lo largo del tiempo. La principal fuente para verificar tal fenómeno, en el caso que existiese, o hubiese sucedido en el pasado, es el “registro fósil”, es decir debería observarse en las capas geológicas, pero los paleontólogos han reconocido que esto es un verdadero problema para la teoría de la evolución debido precisamente a la inobservancia de la supuesta serie de especies en proceso de transformación. Debido a esto, surge entonces, en oposición a la supuesta “gradación” (transformación en grados) la tesis del “salto brusco” o evolución repentina, también llamado “saltacionismo”, pero; la bioquímica de la molécula del ADN, no lo permite, precisamente por la imposibilidad evidente de que un árbol de la especie de los olmos, pueda algún día producir peras.

 El concepto de falsabilidad se ha enraizado fuertemente en la ciencia actual y es comúnmente aceptado como criterio válido para juzgar la respetabilidad de una teoría. El interés principal del científico no debe consistir en defender su teoría sino en intentar atacarla, refutarla por todos los medios, esto equivale a decir que el científico debe estar en un estado de duda y crítica permanente, por lo tanto, los evolucionistas, por más pruebas que ellos digan que existen o que afirmen vehementemente que la evolución es una teoría suficientemente comprobada, resulta que en realidad no basta con decirlo, es necesario demostrarlo, pero hasta el momento no ha podido ser así.                  [email protected]

 

                                                                    Miguel A. Schmucke P

Crítica a la biología pura

{ 11:57, 10-feb-2007 } { 31 comentarios } { Link }

                                   

 

Ciencia y razón

 

                                     

 

 

Según la manera como Enmanuel Kant entendía los conceptos, podría traducirse nuestro título como “Investigación sobre la verdad evidente en Biología”.

A pesar de su carácter oscuro y hermético, los textos de Kant operaron una verdadera revolución en la filosofía, cuyos efectos llegan hasta la actualidad. Él acuñó la frase "Sapere aude" (Atreverse a conocer) vamos entonces a atrevernos a conocer su criterio y específicamente a la consecuencia en una de las ramas del conocimiento, de la cual, algunas de sus premisas están aún por ser definidas, nos vamos a referir a la Ciencia Biológica.

En uno de sus principales libros, “Crítica a la razón pura”, Kant desarrolla la tesis de la existencia de los juicios “Sintéticos a priori”. Según su filosofía, estos juicios eran los que verdaderamente caracterizaban al “Conocimiento científico”. Su esfuerzo por tratar de definir el verdadero conocimiento se justificaba por el hecho que; tanto en su tiempo como en el nuestro, han existido conceptos, ideas y teorías falsas, y siempre se ha hecho necesario para el intelecto poder disponer de instrumentos que permitan identificar lo verdadero de lo falso, y para ello Kant nos ofrece el llamado “Juicio Sintético a priori”, juicios de naturaleza “híbrida”, debido a que son juicios que tienen características, tanto de los llamados; “Juicios Analíticos”, como de los llamados “Juicios Sintéticos”.

Los juicios analíticos pueden hacerse de manera universal, e independientemente de la experiencia; son, por lo tanto, a priori, pero no constituyen un aumento del conocimiento. Los juicios sintéticos aumentan el conocimiento, pero dependen de la experiencia de un hecho particular; parecen ser, por lo tanto, a posteriori. Sin embargo la ciencia debe producir afirmaciones no fortuitas. Kant define el problema de la ciencia como “la fundamentación de los juicios sintéticos a priori”, es decir, afirmaciones de validez universal que puedan realizarse independientemente de la enumeración de los hechos constatados por la experiencia de un solo individuo. El mejor ejemplo que se puede proporcionar para entender la naturaleza de un juicio sintético a priori (juicio verdaderamente científico según Kant) es el siguiente: No es igual decir” “El calor dilata los cuerpos”, que decir; “El calor siempre dilata todos los cuerpos”, este juicio es universal, necesario y no sujeto a la experiencia, es decir “a priori”. En resumen, para que una proposición sea realmente conocimiento científico, además de ser universal, necesaria y también de no estar sujeta necesariamente a la experiencia, debe además producir un aumento del conocimiento.

Los Biólogos Evolucionistas afirman que; “Los organismos vivos evolucionan”, afirmación que realmente no ha hecho que el conocimiento biológico aumente, debido a que todavía se ignora el mecanismo que explique la forma en que se produce,  y también  que; “La Evolución es el fundamento de la biología moderna”. Ahora bien; si es bien sabido que la Evolución no es universal, debido a que existen especies que no han evolucionado, como el género de los Quelonios, y que tampoco es necesaria para explicar las variaciones genéticas, debido a que este fenómeno es consecuencia de las funciones bioquímicas del ADN Señores profesores, respondan esta pregunta ¿Qué tan bien fundamentada podrá estar la Biología Moderna?   … ¡Atrévanse a hacer conocer la verdad!

     Miguel A. Schmucke P

                                 [email protected]



La diferencia entre Ciencia y la simple opinión

{ 12:06, 24-nov-2006 } { 5 comentarios } { Link }

 

La idea de la transformación de los organismos con el lento transcurrir del tiempo, el llamado “Transformismo”, ha sido el fundamento ideológico de la “Teoría de la Evolución”, pero el caso es: que esta ideología ha tenido problemas con la objetividad científica, desde sus inicios cuando fue publicado el “Origen de las Especies”, hasta el día de hoy. Este hecho implica un serio problema para el desarrollo del pensamiento contemporáneo, debido a que la “Evolución” es considerada a nivel mundial, como "El fundamento de la Biología Moderna”, y este carácter, ha influido notablemente en la construcción de “edificios intelectuales”, que han servido de fundamento e influencia en la mayoría del resto de las ciencias humanísticas, esfuerzo que es un verdadero desperdicio, si resultase ser, que todo lo que se ha afirmado sobre la mencionada “Teoría evolutiva”, resultase ser una verdadera entelequia.

 

“Si las premisas son falsas, la conclusión también lo será”

 

Para poder asegurarnos que las premisas son correctas, el pensamiento humano ha concebido a la “Ciencia”, y esta a su vez tiene sus “métodos” para asegurarse de que la información que va transmitir como “Conocimiento”, sea exactamente la verdad objetiva y evidente de la realidad. Estos métodos son: el deductivo y el intuitivo.

 

El método deductivo

Trata de la verificación experimental de las consecuencias de las     Leyes de la naturaleza. Si la experiencia refuta las supuestas consecuencias de la hipótesis, puestas a prueba por una teoría, entonces podemos inferir la falsedad de la teoría. Sin embargo la corroboración de las consecuencias no garantiza la certidumbre de la teoría.

Para poder alcanzar el objetivo de conocer la verdad, parece ser una excelente estrategia aceptar una teoría cuyas consecuencias hayan sido verificadas por la experiencia, y que esta verificación nos permita a su vez poder realizar predicciones acertadas en el campo natural donde la ley en estudio rige.

 

El método intuitivo 

La intuición consiste en un acto único del espíritu que de pronto, súbitamente, se lanza sobre el objeto, lo aprehende, lo fija, lo determina por de un solo vistazo. “Intuir” en  latín significa “ver”. Intuición vale tanto como observación. El carácter de la intuición es ser directo, mientras que el método deductivo es indirecto por ser discursivo. La intuición va directo al objeto. Por medio de la intuición se obtiene un conocimiento “inmediato”, mientras que por medio del discurso de la deducción, o del razonamiento discursivo, se obtiene un conocimiento “mediato”, al cabo de ciertas operaciones sucesivas. La intuición más directa proviene de los impulsos que llegan al cerebro por medio de los sentidos. La intuición sensible es la más característica de las posibles formas que tiene la intuición como método para conocer la realidad de las cosas. La intuición sensible la utilizamos a cada instante de nuestras vidas, Cada vez que con una sola mirada percibimos un objeto, un animal que se mueve, o el color de las flores, la presencia de las curvas o del aroma de una fémina, con solo un simple acto se llega a tener, y a captar esos objetos. Se sabe que las cosas están allí por medio de la intuición sensible, es un conocimiento inmediato, es una comunicación directa entre el sujeto y el objeto.

 

El método de la Biología

            Los fenómenos vitales y orgánicos, que  son el objeto de estudio de la  ciencia biológica, son objetos de orden sensible, y no pueden ser conocidos sino por el testimonio de los sentidos. El método de estudio de la biología, no puede ser por consiguiente, sino el experimental con sus diversos procedimientos. El método parte de los datos concretos administrados por el análisis preciso y seguro, y con ellos elabora la síntesis de los diversos fenómenos vitales determinando su significado.

            El fenómeno de la vida, representado por la existencia de organismos simple y complejos, presenta una increíble y prodigiosa cantidad de variables que se deben tomar en cuanta al momento de establecerse los lazos que las relacionan, para así evitar  caer en hipótesis absurdas, a menudo peligrosas y siempre inútiles.

            La observación es el procedimiento inicial del método inductivo, los datos que provienen de la observación, piden una explicación racional, causa o ley, lo cual se podrá determinar primeramente como una posibilidad hipotética-teórica, como una especie de respuesta o solución provisional, que requiere de una demostración experimental, y si se da el caso de que los resultados son satisfactorios al explicar los hechos observados, sin contradecir ningún otro dato que se tenga ya como verdadero, entrará entonces la opinión hipotética-teórica, definitivamente a formar parte de la ciencia, convirtiéndose en la verdadera causa del fenómeno observado, o en la ley que lo hace posible.

            El sabio saca de la observación y de la experimentación verificada una conclusión general e infiere la Ley Natural que rige los fenómenos estudiados. El fundamento lógico de la inducción reside en la uniformidad y constancia de las leyes de la naturaleza, pues por más que los fenómenos verificados sean muy variables, siempre obedecen todos a unas definidas reglas generales y permanentes. La determinación de las leyes naturales es el objetivo de la ciencia.

 

“Vamos a ver ahora como el evolucionismo se estrella contra los principios expuestos anteriormente”.

 

 

El prejuicio perjudica al juicio

            Es condición indispensable realizar la observación del fenómeno; no tener una idea o concepto preconcebido, pero como puede evidenciarse en “El Origen de las especies de Darwin”, como este reconoce haber aceptado “a priori” la idea de la “Selección Natural”, como la respuesta a los fenómenos de la variedad de las especies y sus características, observadas y recopiladas en su viaje por Sur América. También la idea de lam transformación está en su criterio, antes de realizar sus observaciones, es decir se investiga con la intención de encontrar una prueba de su preconcepto, y no es que la conclusión surge de la observación, que de heco no se puede observar debido a que supuestamente los cambios se producen muy lentamente. El científico debe ser totalmente imparcial y objetivo ante los fenómenos que observa para así poder llegar a la verdadera causa o ley natural responsable del fenómeno. Ahora bien, después de tantos años de observación ¿Cuál es la verdadera causa de las distintas variaciones que se pueden observar en los seres vivos, tanto vegetales como animales, y tanto antiguos como contemporáneos?

 

¿Qué fue lo que hizo Darwin?

            Cuando se lee “El Origen de las Especies”, es posible determinar a lo largo de sus páginas, el uso constante del modo subjuntivo y ¿Qué se quiere decir con esto? Simplemente que toda la teoría, no es más que la opinión de Darwin. Veamos el por qué:

El Modo Subjuntivo:

            Es un tiempo verbal que se utiliza para dar a entender que la situación descrita es contraria a los hechos (contra fáctica) o irreal.

            Imperfecto: Tuviera, escribiría, sería, tendría, etc.

            Pluscuamperfecto. Hubiera habido, habríamos, etc.

Además de esto se le enseña a los párvulos en las escuelas a identificar las palabras en un texto que indican cuando se trata de hechos o de la opinión del autor, palabras como: Yo creo que, es posible, me parece, etc.

Veamos el siguiente texto: (Tomado del texto original de “El Origen de las Especies”:

            “Algunas variaciones útiles para él (hombre) deben haber surgido súbitamente…..”  (página 43).

            “Así ha ocurrido probablemente con el perro galopillo…” (página 44)

            “Un alto grado de modificación, que se va acumulando lenta e inconscientemente así, explica en mi opinión….” (página 49)

            “Estas opiniones parecen explicar algo que se ha notado a veces, o sea que apenas conocemos nada de nuestras razas domesticas. (página 51)

            “Así ocurre, en mi opinión, que dos o más géneros son producidos por una descendencia, con modificaciones, desde dos o más especies del mismo género.  (página 127).

            Y así, si el lector se dedica a seguirle el ritmo a la lectura del propio Darwin, descubrirá que toda su exposición no es más que una simple opinión, muy lejos de lo que el método de la ciencia exige para que algo pueda ser reconocido como ciencia verdadera.

Veamos ahora como se expresa uno de los Paleontólogos, contemporáneo, especializado en el tema evolucionista, como lo es, Juan Luís Arsuaga autor del libro “El enigma de la esfinge” 

Vamos a analizar el grado de certidumbre que tienen los expertos con el caso de la evolución humana: 

“…la visión secuencial y lineal de la evolución humana se extendería a toda la historia de los homínidos, desde su propio origen”. (página 218)

“Los fósiles europeos con medio millón de años de antigüedad o menos, … pertenecerían ya al siguiente grado Homo Sapiens, o si se quiere serían formas transicionales entre Homo Erectus y Homo sapiens…. (página 219)

“…que la misma selección natural también aumentaría, al mismo tiempo, la velocidad de los competidores de los caballos…, en una verdadera “carrera” evolutiva entre linajes” (página 227)

“Otro caso importante de reversión en la evolución humana parece haberse dado en la anatomía de la mano….” (página 229)

 

Y así desde el comienzo hasta el final del texto se utilizan palabras que indican que todo ese material, es un gran cúmulo de opiniones, puntos de vista y de creencias, que las evidencias experimentales que deberían estar expuestas, tal y como lo exige  el método científico.

 Es interesante encontrar en esta obra, una excelente recopilación de las opiniones de los más destacados evolucionistas, exponiendo y contrastando las diferentes versiones que se tienen sobre el tema de la evolución, evidenciando así; que si algo es cierto es; que los expertos no se han podido poner de acuerdo e ignoran el verdadero mecanismo o ley natural que hace posible que la evolución se cumpla en el mundo natural.

 

¿Por qué se deben aceptar sus opiniones como certezas científicas?

¿Solamente por que son personalidades reconocidas?

 

       El mundo sigue esperando por la explicación de la evolución, cuando la Genética por su parte, avanza cada día más y más. La explicación de la variedad  es totalmente genética, pero Darwin no podía saberlo y no le quedó más remedio que inventar. Invento que hoy en día nubla la visión de los científicos, al punto de aceptar como verdad científica algo que no es evidente. Tremendo problema se les va a presentar en el futuro, cuando este hecho sea más conocido y llevado para su discusión en los foros científicos que promuevan la revisión y la reflexión sobre lo que se ha creido hasta ahora que es ciencia verdadera.

 

Espero sinceramente que este blog contribuya a ese fín.

 

[email protected]



Críticas y comentarios

{ 08:57, 11-nov-2006 } { 1 comentarios } { Link }

                                              

 

             "Plantea un completo DIVORCIO entre la ciencia y la evolución"

                          Lic. Castro leal Editor de Orbita Científica Diario El Impulso

       " Es una afirmación muy audaz, pretender criticar con tan pocas referencias"

                                                                   Arq. Claudio Beuvrin - Barquismeto

         " Realiza una excelente exposición del Talón de Aquiles de la Teoría de la    Evolución, la falta de evidencias"

                                                                             Oswaldo Pulgar Pérez - Valencia

             "Es un libro que enseña a pensar"

                                                                                   Reina Dorila González Parra

 

Este texto es distribuido a nivel nacional por las Librerías Kuai Mare y en las principales librerías de Barquisimeto.



El argumento del jabalí

{ 07:00, 10-nov-2006 } { 3 comentarios } { Link }

 

La declaración del Papa Joseph Ratzinger en Alemania fue lo siguiente:

 

                                     “La Evolución es Irracional”

 

Y el argumento que utilizo es el siguiente::

 

¿Qué cosa existe en el origen?  Hay sólo dos respuestas: o la "Razón creadora, el Espíritu que hace todo y fomenta el desarrollo" o la "irracionalidad, que sin razón alguna, produce un cosmos ordenado de manera matemática, al hombre y a la razón".

 

Crítica  a lo anterior realizada por: Jabalí Digital Bitácora personal de Adriano Morán

 

Ver: Link Jabalí Digital 

 

 “Irracionalidad, ¿qué es lo razonable? Es una vieja cuestión cosmológica; Benedicto, pese a su importante preparación -o quizás debido a ella- ejercita, al igual que el resto de religiones dogmáticas, el pensamiento antrópico en su vertiente más interesada y soberbia. Esto es, ver y entender el universo como si hubiese sido diseñado para que nosotros -las formas de vida conocida más avanzadas basadas en el carbono- vivamos y seamos en él. El principio antrópico es muy controvertido aunque empleándolo de un modo científico y deconstructivo  podemos deducir, por ejemplo, qué es necesario a priori para que surja la vida, no en vano estamos aquí.”

 

Ahora voy yo:

 

¿Es este razonamiento más lógico, que el expuesto por El Papa Joseph Ratzinger? 

 

 No. no lo es definitivamente. Por lo menos el Papa plantea la necesaria existencia de una “causa” y la también razonable existencia de solo dos posibilidades de ser de esa causa, o “La razón creadora”, o una “Irracionalidad”, cumpliendo así con el principio lógico de causa y efecto, y con el principio de no-cantradicción el cual explica que; “Una causa solo puede tener una razón, o es una o es otra, pero no ambas a la vez”.

 

El argumento del Jabalí Digital si que es realmente “Irrazonable”, debido a la pregunta que se hace a si mismo ¿Qué es lo razonable? Demostrando con esto que no existe un interés verdadero en descubrir la verdad en el tema, si no más bien defender su posición de ateo, a como de lugar. También incurre en la falacia “ad hominen”, la cual se traduce en el ataque directo que se hace a la persona que opina y no  al argumento en si. Por otro lado es muy dificil entender un razonamiento donde se utilizan palabras que no existen como "Deconstruir" o como "antrópico" por "antropocéntrico", que por cierto, no es un principio, si no más bien, una posición psicológica o de actitud ante el mundo.

 

 

A manera de conclusión:

 

                                        “Nada viene de la nada”

 

Según este otro principio  de la lógica clásica, y debido a la evidente existencia de la vida, representada por organismos complejamente estructurados y sistemáticamente funcionales, además de la existencia de la capacidad de hablar y de pensar del ser humano, es necesario concluir en la necesidad de la existencia de una causa que tiene esas mismas características, las cuales no pueden provenir de una causa que se caracterice por ser totalmente aleatoria y aistemática como lo es; “La Selección Natural”.

 

Por cierto; el Jabalí es un animal difícil de digerir y muy peligroso.

 

                                               



El argumento de un académico europeo.

{ 11:22, 9-nov-2006 } { 11 comentarios } { Link }

            Los invito  a leer en el Blog Vanity Fea una conversación entre un académico europeo, defendiendo su posición evolucionista y mi persona.      

Considero que cuando una persona argumenta haciendo alusiones personales, se debe a que no desea reconocer que los argumentos de su oponente son más correctos que lo que desearía, y  al no poder argumentar solidamente en contra y tratar de demostrar que existe un error, intenta desvalorizarlo, cometiendo lo que en la lógica formal se denomina:

“Un argumento ad hominem o argumentum ad hominem, es un argumento dirigido hacia o contra el hombre. Es una falacia lógica que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a la persona que lo formula, en lugar de al argumento por sí mismo. Un argumento ad hominem es por lo tanto, un argumento faláz.”

A continuación sus referencias:

José Ángel GARCíA LANDA (MA Brown University, PhD Zaragoza) is a Senior lecturer in English at the University of Zaragoza (Spain) since 1992. He specialises in literary theory and narratology. He is the author of Samuel Beckett y la narración reflexiva (Prensas Universitarias de Zaragoza, 1992) and of Acción, Relato, Discurso: Estructura de la ficción narrativa (Ediciones Universidad de Salamanca, 1998). He has coedited the essay collections Narratology (Longman Critical Reader, 1996) and Gender, I-deology: Essays on Theory, Fiction and Film (Rodopi, 1996). He has been the editor (1992-1999) of Miscelánea: A Journal of English and American Studies (University of Zaragoza), and has written papers for Atlantis, Papers on Language and Literature, English Language Notes, European Journal of English Studies and other philological journals, as well as contributions to a number of books. He is currently working on A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology, a free-access Internet resource included in the Oxford Text Archive. (A fuller list of publications, from the corresponding section of this bibliography, can be read here). At present he teaches courses for the English Philology degree, both in the first cycle (Commentary of Literary Texts), and in the second (Shakespeare and English and American criticism). He also teaches a course in the postgraduate programme, usually on literature, critical theory or narratology.

Blog Vanity Fea

http://garciala.blogia.com/2006/092002-seleccion-natural-del-cuervo-negro.php      

Mi propósito  es lograr identificar, mediante los principios de la razón y las exigencias del Método Científico, lo que pueda ser más cercano a la verdad, y creo que el Señor Landa está más interesado en defender lo indefendible por carecer la Teoría de Darwin de evidencias concretas. (Desde que la publicó hasta el día de hoy) Tampoco dirige su atención al meollo de la cuestión y es; que la Teoría de la Evolución no tiene ningún grado de correspondencia con una verdadera ciencia como lo es la Genética, cuando deberían armonizar, una va en una dirección y la otra en sentido contrario, a pesar de ser supuestamente temas relacionados con el mismo objeto de estudio.  Los Genes tienden químicamente a “mantener” las características inscritas en el Código Genético, y por el contrario, la evolución pretende convencer, que los organismos “Se transforman con el tiempo”.

Me gustaría saber a que conclusión llegan ustedes.

Lean también en Letralia.com “No todos los cuervos son negros”, basado en las ideas de Karl Popper, filósofo de la ciencia, creador del término “Falsación”

http://www.letralia.com/146/ensayo03.htm



El criterio morfológico

{ 03:05, 7-nov-2006 } { 7744 comentarios } { Link }

                                                          

 

“La Morfología puede explicar las similitudes, pero no  las diferencias evidentes entre los géneros”

 

El criterio morfológico que utiliza  la semejanza  de las formas de los simios antropoides con los seres humanos, no es suficiente para afirmar con certeza que unos seres provienen de los otros, debido a que no se puede explicar la existencia de las diferencias evidentes entre estos dos géneros.

 

                                                                                           

 

Un ejemplo de  esta situación se presenta cuando la Paleontología Física, incluye los fósiles de gran antigüedad de seres extraños extintos, al tratar de explicar el “Origen del Género Humano”. Los expertos de esta ciencia hacen referencia a los diversos fósiles de simios antiguos, hallados en diversa excavaciones realizadas en el transcurso del Siglo XX, y justamente en el mismísimo borde de las excavaciones, afirman con vehemencia; que estos fósiles pertenecen al género “Homo”. La verdad es; que lo único que se puede comprobar con la evidencia de esos restos orgánicos fosilizados, es que; hace muchísimo tiempo existieron especies de animales que se “parecen” al ser humano, pero que en realidad son totalmente diferentes; tal y como lo son; los gorilas de los chimpancés, o los perros de los gatos. Afirmar que esas especies se fueron “transformando” y que de estos provenimos los seres humanos, hasta el día de hoy es una simple opinión, ya que no existe ninguna evidencia, ni prueba fehaciente que demuestre tal afirmación. Más bien la Genética demuestra todo lo contrario.

 

                                                                                           

 

La explicación más adecuada y armónica con la realidad observable, que da cuenta de la verdadera razón de las diferencias que existen entre estos dos géneros de seres que se “parecen”, viene dada por la idea o concepto, de que cada una de estas familias de seres, tienen un origen único e individual, es decir, que cada género se origina independientemente de los demás, y es por esta razón  que se observa; como la descendencia de toda especie, tanto animal, como vegetal, se parecen siempre a sus ascendientes o progenitores, y esto es muy comprensible, especialmente hoy en día, cuando se conoce perfectamente como es que se produce el fenómeno sistemático de la herencia.

 

“Los simios son simios y el ser humano, ser humano, lo contrario a esto es un error”

 

“Genéticamente, un origen único de todas las especies, es imposible”

 

“Los evolucionistas deben reflexionar”

 

“La única explicación a la defensa de la evolución, se le debe al pensamiento materialista”

 

 

Barquisimeto, 7 de Noviembre de 2006



El "Quid de la cuestión

{ 11:42, 6-nov-2006 } { 2 comentarios } { Link }

 

“El Conocimiento para poder ser catalogado como científico, debe ser sistemático”

            Recientemente leí un artículo sobre lo último en el Campo de la Informática, específicamente en lo relacionado con “La Inteligencia Artificial”. En este se hablaba de “Cómputos evolutivos” y el docente explicaba que estos cómputos se podían hacer introduciendo algoritmos fundamentados en la evolución natural y en la Genética, y que estos cómputos se utilizaban exitosamente en el cálculo probabilístico para el mejoramiento de diseños industriales y nuevos productos.

Este hecho educativo y científico me invita a reflexionar en lo siguiente: Si un algoritmo es una secuencia finita de operaciones realizables, no ambiguas, cuya ejecución da una solución a un problema en un tiempo finito, y que por el otro lado; hasta este momento los expertos y científicos evolucionistas, no han podido ponerse de acuerdo en el “Mecanismo” que hace posible la transformación de los organismos vivientes en las diferentes especies, que existen y han existido ¿Cómo es posible que los informáticos tengan o conozcan un algoritmo evolutivo? ¿Es la Evolución   …”no ambigua?

            Desde el punto de vista de la Ciencia Genética, es totalmente factible  diseñar e introducir en una computadora, algoritmos que simulen el fenómeno natural de la herencia, debido a que esta ciencia si se fundamenta en leyes que tienen su correspondencia con la ciencia abstracta de las matemáticas, incluso desde un principio, cuando se descubrieron las investigaciones de Gregorio Méndel, sus leyes hacían referencia a la proporción numérica con la cual aparecían los caracteres dominantes y recesivos en la descendencia, en una proporción de 3:1. Por otro lado la unidad estructural y fisiológica de cualquier ser viviente, sea vegetal o animal, se reproduce dividiéndose primero en 2 partes exactamente iguales, luego en 4, después en 8, luego en 16, y así en lo sucesivo, manteniendo siempre la misma tendencia a duplicar la cifra anterior. En otras palabras, todo lo que es “real” puede ser abstraído a fórmulas matemáticas sin ningún tipo de problema, y se puede evidenciar su veracidad al comprobarse su cualidad sistemática, pero ¿Se puede diseñar un algoritmo sobre algo de lo cual, no se ha podido definir en la realidad? ¿Puede ser “ciencia real” algo qué no sea sistemático?

            El verdadero quid de la cuestión reside en que; “La evolución”, como concepto, no tiene ningún grado de correspondencia con la realidad natural, o dicho en términos matemáticos, no tiene congruencia con una ciencia verdadera como si lo es la Genética”. No existe hasta el momento ningún trabajo serio  que puede desmentir la afirmación anterior. La evolución, tan aceptada en el campo científico, teoría que ha influido notablemente en el pensamiento moderno y en el desarrollo del resto de las ciencias y de la filosofía, considerada el “Fundamento de la Biología Moderna”, y el “Caballito de pelea” de los pensadores “Materialistas”, no es más que una simple opinión que presentó el Naturalista inglés Charles Darwin, para tratar de explicar el evidente fenómeno de la inmensa variedad de especies de seres  vivientes que existen en este planeta. Hoy se sabe que la verdadera causa del efecto de la diversidad es totalmente atribuible a la herencia genética y a nada más. Las especies se desarrollan y varían, pero evolucionar ¡Jamás!

            Por cierto los creativos siempre mejoran sus diseños sin necesidad de realizar cómputos de ningún tipo.

 

Miguel A. Schmucke P.

[email protected]

Un quelonio en mi jardín

{ 01:15, 6-nov-2006 } { 1 comentarios } { Link }

Una soleada tarde de abril fui sorprendido por la aparición de una pequeña criatura que se arrastraba con lentitud en la hojarasca de mi jardín. Era un vivaz y pequeño morrocoy recién nacido, que por su sola presencia, evocaba en mi mente interrogantes que al principio resultaban misteriosas e inquietantes ¿De donde habrá venido? ¿Cómo llegaría aquí? En realidad las respuestas a estas preguntas llegaron muy pronto al poder observar a una de estas fascinantes criaturas del otro lado de la cerca, en el terreno del vecino, sin duda se trataba de uno de sus progenitores.

Más complicado resulta poder encontrar respuestas satisfactorias a la presencia misma de esta criatura en nuestra época, debido a que actualmente se sabe con certeza que este género tiene millones de años arrastrándose sobre la superficie de  la tierra y por lo tanto ¿Cómo se explica que las características de un fósil hallado en niveles geológicos del pérmico, sean también las del morrocoy que camina por mi jardín? ¿Acaso no se supone que las especies se transforman con el pasar del tiempo? ¿Por qué las tortugas siguen siendo tortugas? Y la pregunta más pertinente, ¿Cómo puede explicar la tan aceptada “Teoría de la Evolución”, que esta pequeña criatura, que todavía se arrastra por el suelo, tenga parientes fosilizados y aún así sigan manteniendo las mismas características? ¿Es la transformación de las especies una “Ley Natural” o una suposición mundialmente aceptada por todos los círculos científicos? Y si es realmente una ley científica ¿Por qué no se han transformado? ¿Por qué han dejado de convertirse en otra cosa, si es que alguna vez lo hicieron?

La contradicción entre el morrocoy que se arrastra en mi patio y la idea evolucionista es evidente, debido a que la premisa fundamental de esta; es que las criaturas se transforman al pasar el tiempo, pero la ciencia que estudia los fósiles ha determinado sin duda la antigüedad de criaturas con características similares a las que hoy todavía existen. Del pérmico al día de hoy ha pasado el tiempo suficiente como para que la transformación de las tortugas produjese otro género totalmente distinto a las tortugas fósiles, pero no ha sido así, echando por tierra la suposición de Charles Darwin. Las implicaciones de esta evidente realidad natural, (la existencia del morrocoy en mi jardín) a pesar de existir también fósiles de la misma especie, son transcendentes, debido a que está teoría es aceptada por la mayoría de los círculos científicos y académicos del mundo y por lo tanto, aceptar que están equivocados significaría una verdadera transformación del pensamiento, una verdadera revolución científica y causa de una nueva forma de ver la vida y la existencia. ¿Pueden estar equivocados tantos científicos? ¿Se han equivocado alguna vez? ¿Cuál fue el fenómeno natural que indujo a Darwin a concebir la transformación como respuesta?

Además de las diversas versiones de tortugas gigantes observadas por el naturalista inglés, este es más conocido por los llamados “Pinzones de Darwin”, una especie de aves autóctonas, de las cuales pudo recopilar y clasificar una variadísima colección de diversos tipos, lo cuál le llamaba muchísimo la atención por el alto grado de diversidad de tipos de pico que tenían estas aves. Unas tenían el pico de una manera y por lo tanto se podían alimentar con un tipo especial de alimento y otras por tener el pico con otra forma, se alimentaban de una manera totalmente diferente. Este tipo de observación puede ser hecha hoy en día por cualquier persona, todos podemos observar al igual que Darwin el mismo fenómeno, pero también podemos llegar a conclusiones totalmente diferentes debido a que hoy en día, cualquier joven estudiante de  secundaria tiene un conocimiento que era totalmente desconocido para el también joven  Darwin, las llamadas “Leyes de la Herencia” de Gregorio Mendel. Darwin supuso que eran las mismas aves las que transformaban la forma del pico por la necesidad de “adaptarse” al tipo de alimento que se encontraba a su alcance en el medio ambiente, pero ¿Es realmente esto posible? ¿Puede un organismo transformarse por necesidad? ¿Acaso un ave, al no encontrar el alimento que puede ingerir por facilitárselo la forma del pico, podrá sobrevivir? ¿Puede en realidad un ave lograr cambiar la forma de su pico solamente por tener el deseo de ingerir semillas y no insectos? ¿Puede transmitirse ese mismo deseo a su descendencia? Es evidente que la respuesta es no.

¿Que es lo que en realidad sucede? Simplemente que las diversas características de la forma de los picos de las aves, ya están “registradas” en el “Código Genético”, unas son “dominantes” y otras son “recesivas”, es decir; unas son más comunes y predominan, otras características son más débiles, las cuales aparecen de vez en cuando en algunos de los descendientes y si este se traslada a otro lugar aislándose y reproduciéndose, entonces la descendencia se genera con un tipo de pico algo diferente al de los abuelos, por lo tanto sucede, que el ave nace con la forma del pico que le toco por herencia y al explorar su entorno se encuentra que le es más fácil ingerir cierto tipo de alimentos que otros. Podemos concluir entonces, que la explicación basada en las leyes de la herencia es satisfactoria, aclarando la verdadera razón por la cual existen las variedades, sin tener que recurrir a la idea de la transformación, además es necesario recordar que los pinzones, a pesar de tener los diferentes tipos d picos, hasta el día de hoy siguen siendo “pinzones”.

Además de lo anterior, es necesario recurrir a otras ciencias para seguir confirmando lo que es evidente. Los geólogos por ejemplo, se refieren a su ciencia como “Un libro en el cual se puede leer la historia del planeta tierra” Darwin al observar que en el registro geológico que no se podían encontrar fósiles de las fases intermedias de la supuesta transformación de las especias, los famosos “eslabones perdidos”, llegó a decir que era el registro geológico el que estaba incompleto, es decir, que le faltaban algunas hojas al llamado libro de la vida, ¿Es científico esta actitud? ¿Puede ser invertida la carga de la prueba? ¿Puede una suposición sobrevivir sin la existencia de la evidencia?

Estos problemas sin solución condujeron a los círculos científicos a reconsiderar la “Teoría de la Evolución”. A mediados del siglo XX los científicos conjugaron la evolución con la genética, debido al innegable avance de esta ciencia, pero sin reflexionar en las evidentes contradicciones, lo cual dio como resultado una verdadera mezcolanza de conceptos, dándole a todo esto el nombre de “Neodarwinismo”, tendencia que generó en la iglesia la aprobación de la teoría, lo cual al sumársele el aspecto religioso a este asunto, se ha convertido a esta seudo ciencia en un verdadero “Arroz con mango”

A principios del siglo XX la teoría evolucionista comenzó a entrar en una crisis de credibilidad por falta de evidencias del fenómeno de la transformación “gradual” de las especies, pero el redescubrimiento de las Leyes de la Herencia de Gregorio Mendel, por los científicos Hugo de Vries, Karl Erich Correns y Erich Tschemark en 1900, tendría importantes consecuencias en el debate evolucionista, debido a que estas hacían evidente que lo que se observa en la naturaleza, son variaciones del mismo tema y no la llamada transformación gradual, lo cual los llevó a tratar de explicar la teoría de Darwin de otra manera.

Esta nueva teoría, también llamada saltacionismo, fue un intento fallido realizado por Stephen Jay Gould en el año de 1967, en la cual se trataba de explicar que en realidad la transformación de las especies no es gradual, sino que es repentina, es decir, que por causa de una mutación, de una clase de criatura se genera otra distinta de una buena vez. No es necesario aclarar, que la genética y la simple observación niega esta aseveración, debido a que hoy en día es suficientemente conocido que los organismos tienden a mantener su forma genotípica con absoluta fidelidad y cuando se produce una mutación, siempre desmejora el diseño del cual proviene y si alguien se quiere convencer de esta realidad, solo tiene que visitar un museo, donde tienen guardados en frascos con formol o disecados a cientos de monstruos que no es necesario describir aquí. Observe el lector a cualquier criatura y fíjese la forma perfecta que tienen al nacer, un gatito, un cachorro o un bebé. Si nacieran con una mutación se nota inmediatamente  que ha ocurrido una excepción de la regla, es decir un desmejoramiento que evidencia que; lo que es perfecto no puede ser mejorado. Después de más de 100 años de haberse intentado explicar la causa de la variabilidad de las especies y su origen, ni la evolución gradual, ni la repentina han podido demostrar que la evolución se produce en la realidad, más bien todo lo contrario.

            La verdad es que las tortugas, siempre han sido tortugas desde que “apareció” el género y todas las especies que se han producido, tanto las extintas como las que todavía existen, simplemente son variaciones del mismo tema, es decir, que cada genero de los que existen y han existido tienen cada uno un origen único e independiente, (un ascendiente común).Una vez que aparece cada género mantiene sus características distintivas, variando en mayor o menor grado únicamente por causas que explican muy bien las “Leyes Mendelianas”.

            El espíritu científico es una motivación muy humana que se manifiesta por un gran interés y empeño en investigar la razón de ser de las cosas y de los hechos. Este no descansa hasta descubrir las causas que los producen, los principios y reglas que los explican. La calidad de una idea tan solo puede verificarse mediante su efectividad, lo cual no ha sido así con la idea de la transformación de los organismos.

            Lamentablemente para algunos científicos las teorías son más importantes que la verdad y las han impuesto fundamentados en el llamado “Criterio de  autoridad”, tanto en los círculos científicos como en las universidades y escuelas. Por estas razones y ante la imposibilidad, por ahora, de convencer a los círculos científicos e intelectuales, les recomiendo a mis alumnos que le arranquen a sus textos de estudio las paginas que les enseñan la Teoría de la Evolución como una certeza científica.

            “Las ideas cuando son verdaderas son útiles, claras y sencillas, pero la teoría de la evolución solo ha producido confusión en todas las ciencias y  peor aún  segregación y exterminio de razas y pueblos en la historia del siglo XX, recuérdense del Holocausto”.

 

Publicado originalmente en el Diario “El Impulso” de Barquisimeto.

.



Bautizo del libro "La Lógica de la Vida"

{ 05:18, 28-oct-2006 } { 1 comentarios } { Link }

Bautizo del libro

"La Lógica de la Vida"

Marzo 30 de 2006

Recopilación de artículos de ensayo de crítica a la

"Teoría de la Evolución"

Editorial "Buría" Barquisimeto-Estado Lara-Venezuela



Un misterio sin respuesta aparente

{ 11:30, 27-oct-2006 } { 1 comentarios } { Link }

 

 

        La vida es un fenómeno único en el Universo. Solo se sabe con certeza que existe en este planeta. Todos somos evidencia de este hecho, pero ha pesar del inmenso avance de la ciencia, no existe hasta el momento una respuesta clara y evidente, a la pregunta más dificil que el ser humano haya podido hacerse en todo su historia sobre la Tierra ¿Cómo apareció la Vida?

        Nadie lo sabe y es muy posible que nunca llegue a saberse, pero hay algo que si es posible de ser conocido; y es la causa de la inmensa diversidad de especies y tipos de organismos que existen y han existido. Este es el fenómeno que Charles Darwin intentó explicar, al igual que muchos antiguos pensadores que desde la época de Platón y Aristóteles, intentaron  esclarecer, pero la explicación darwiniana, como la de los antiguos, falló al no ser ser clara y concisa, y mucho menos evidente. Sus seguidores intentaron buscar una respuesta coherente al problema planteado por la idea de que los organismos; provienen "todos" de un ser único, y que por medio de "transformarse", aparecieron con el correr del tiempo, toda la inmensa gana de tipos diferentes de seres vivientes, tanto animales como vegetales, pero resulta que los evolucionistas actuales, todavía no se ponen de acuerdo en explicar el mecanismo natural que hace posible la evolución, de hecho existen varias hipótesis, ninguna comprobada, y sin embargo se enseña a la evolución como el fundamento de la Biología Moderna ¿Es esta una realidad científica?

       Los evolucionistas contemporáneos al discutir sobre el "motor" que hace posible la evolución, confunden el término "evolución" con la palabra "desarrollo" e incluso con el fenómeno de la variación, el cual es el resultado de la acción bioquímica del ADN, y no de otra cosa.  La verdad es; que cada género se ha mantenido dentro de los límites que le ha impuesto el "Codigo Genético", variando siempre sobre el mismo tema, es decir, que por más variaciones que se produzcan con el transcurrir del tiempo, siempre se podrá reconocer al último vástago de una generación, como descendiente de los progenitores originales del género, esto es algo que se evidencia cada vez que se presencia el advenimiento de un nuevo ser. Es una "Ley Natural", que los pájaros engendren pajaros, según su especie, y los gatos gaticos según su especie.  La respuesta es total y únicamente GENÉTICA.

 

¿Si esto es así, no debería revisarse con seriedad lo que se está enseñando en las escuelas y universidades del mundo?

 

      La "Teoría de la Evolución" es totalmente incongruente con la Ciencia Genética.

 

Miguel A. Schmucke P.

 



Información personal


Home
Mi perfil
Archivos
Amigos
Mi album de fotos

«  Julio 2014  »
LunMarMiéJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

Links

Tecnologia y gadgets

Busca pareja
Dentistas en lima
Foro Peruano
Tips femeninos

Revista Letralia
Vanity Fea
La Ciencia Amena
Revista Remolinos
Jabalí Digital
Máximo Sandin

Categorias


Publicaciones recientes

El reloj perdido en el parque
El Hombre de Vitruvio
El colegio invisible
No todos los cuervos son negros
La Mariposa Disecada
Las peras y el Olmo
Crítica a la biología pura
La diferencia entre Ciencia y la simple opinión
Críticas y comentarios
El argumento del jabalí
El argumento de un académico europeo.
El criterio morfológico
El "Quid de la cuestión
Un quelonio en mi jardín
Bautizo del libro "La Lógica de la Vida"
Un misterio sin respuesta aparente

Amigos

nicolita19
Letralia, Tierra de Letras, La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet

Google